¿CÓMO CONSEGUIR CLIENTES? - información sacada del vídeo de Trágora Formación con Xosé Castro


Como muchos de ustedes me han preguntado bastante sobre cómo conseguir clientes, qué poner en el currículum o si enviar carta de presentación o no, les voy a dejar un resumen de la información que me ha ayudado mucho estos años como autónoma.

La información que voy a dar está sacada de un vídeo de Trágora Formación con Gabriel Cabrera y Xosé Castro que creo que es canelita en rama y pensé que tenía que estar plasmado por escrito en algún sitio, así que eso he hecho. Por tanto, el mérito es de ellos, yo lo único que he hecho ha sido sintetizar y organizar la información.

Cojan papel y boli.

 

1. CLIENTES



Como dice Xosé, los clientes son como las parejas, y cuidarlos depende de ti. Conseguir clientes es «fácil», lo difícil es mantenerlos. Y una parte muy importante de ser autónomo es fidelizar al cliente. No debemos tampoco desanimarnos con los noes, pues, como bien dice, para conseguir un cliente se necesitan nueve de diez noes. También es muy útil hacer cursos que no tienen que ser estrictamente de traducción, como de marketing, de freelancismo, etc.

FIDELIZAR CLIENTES

Una vez conseguimos un cliente, tenemos que fidelizarlo por distintos métodos. Además, debemos tener en cuenta que vamos a tratar con jefes de proyecto normalmente, que suelen ser personas jóvenes que acaban de terminar la carrera (generalmente traductores) y solo quieren terminar su jornada laboral con la sensación de un trabajo bien hecho. Así que no solo hay que traducir, sino hacerles la vida más fácil. Cuando fidelizamos clientes, fidelizamos personas. Además, pueden echarle un vistazo a la teoría de los abrazos que mencionó Gabriel y me pareció preciosa (la pueden leer aquí).

VALOR AÑADIDO

Algo que todos tenemos es ese valor añadido que nos diferencia de otros. Xosé, por ejemplo, menciona que su ventaja competitiva cuando empezó a los 22 años fue tener ordenador cuando el resto tenía máquina de escribir. La ventaja competitiva de alguien que está empezando pueden ser las ganas de trabajar un fin de semana, por ejemplo. Es decir, que, si eres joven y un cliente te pide una traducción un viernes por la noche para el lunes, probablemente la haces, mientras que otro traductor con más experiencia a lo mejor se puede permitir rechazarla.

 

2. PRESENTACIÓN

Lo primero que hay que hacer es elaborarse una estrategia, documentarse (informarse sobre quién es el director, presidente, etc.): la forma más directa es escribir al encargado de los traductores. Si puedes llamar o ir, mejor. Aunque es cierto a hay veces no te aceptan el currículum en mano, al menos te ponen voz/cara. 

¿Escribimos una carta de presentación o escribimos la información en el cuerpo del correo? Muchos coincidimos en que ya se suele poner la información en el correo para hacerle la vida más fácil al que lo recibe. 

Siempre que envíes el mail, llames o vayas en persona, debes visualizar que estás contactando con la persona más ocupada del mundo, ya que los jefes de proyecto reciben cientos de mensajes diarios. Hay que ser conciso (que no breve), como con los tuits: envía la mayor cantidad de información con el menor número de palabras posible. El asunto también debe serlo, como un titular de prensa, para que tenga claro lo que se va a encontrar al abrir el correo, pero que le pique la curiosidad lo suficiente como para abrirlo.

 

3. CURRÍCULUM

Ejemplo de currículum

En muchas universidades (en la mía, por ejemplo) nos enseñan a crear un currículum con el Europass, cosa que después nadie usa (o nadie debería usarlo) para destacar entre los otros cientos y miles de posibles traductores, así que hay que venderse. 

El currículum de un autónomo debe ser más parecido a un folleto que a un currículum al uso. Si eres traductor de varios sectores, ten un currículum específico para cada sector.

 Tiene que ser sintético (no más de una hoja), que pase el test de los 30 segundos. Piensa que no tienen 20 minutos para leerlo, así que debe ser algo que destaque, como un tríptico, algo con colores, con un diseño original, lo que sea. 

Y SIEMPRE en PDF.

Si no tienes experiencia no hace falta que lo rellenes demasiado, pues ya si ellos ven que te acabas de graduar, sabrán que no puedes tener demasiada experiencia, pero tienes un valor añadido, tu juventud y ganas de trabajar a pesar de la experiencia, no lo olvides. Puedes poner, por ejemplo, trabajos no remunerados, prácticas que hayas hecho, voluntariado, algo a lo que pueda aferrarse como contratador. En mi caso, por ejemplo, empecé sin experiencia traduciendo un documental, así que no te cierres ninguna puerta.

El currículum debe ser el texto mejor redactado de tu vida, por supuesto sin ninguna falta de ortografía, con detalles como: comillas españolas; calle, número, piso; correo electrónico serio (nada de patatitacaliente@hotmail.com).

Lo que más tiene que destacar es lo que ofreces (Fulanito de Tal traductor audiovisual EN-ES) para que tengan claro dónde ubicarte. Entonces, la primera mitad del currículum debe ser lo que ofreces y tu experiencia y la segunda mitad, tu formación (no pongas en qué colegio estudiaste, con que pongas la carrera y cursos posteriores a ella, basta) y el resto de la información.

El currículum de un traductor no puede tener una sección de idiomas tal cual la conocemos (inglés: nivel alto, etc.) porque si ya has dicho tus idiomas de trabajo se da por hecho que el nivel es excelente. Además, los que leen los currículums saben que el que dice tener nivel medio miente. Lo que puedes poner, por ejemplo, es cuál es tu lengua A, lengua B o lengua C. Y el nivel usuario debe desaparecer forever.

Hay muchas plantillas online gratis, pueden echarle un vistazo a estas.

ECHARLE CARA

Está claro que, si nosotros no nos vendemos, no lo van a hacer por nosotros, así que hay que echarle cara. Si te dan la oportunidad de trabajar con un programa que no conoces, se te presenta una posible oportunidad de negocio, pero hay que ver si compensa ese cliente. Si es así, llamas a un colega para que te explique el programa a cambio de invitarlo a un café o a comer.

Otra buena oportunidad de conseguir clientes es aprovechando los errores que ves por ahí. Intentando no hacer críticas muy bruscas porque así solo los espantas, sino dándoles una alternativa o solución y ofreciéndote para arreglarlo.

 

4. TARIFAS



Los traductores negociamos nuestras tarifas, no preguntamos cuáles nos ofrecen. Es igual que si llamas a un fontanero y va a tu casa no te dice: «¿Cuánto me puede pagar?», sino, una vez terminado su trabajo: «Esto le va a salir por tanto». Obviamente hay agencias que tienen unas tarifas establecidas, y puedes usarlas para ganar experiencia, pero la norma en el mundo de la traducción es negociar las tarifas. Es preferible quedarte alto y luego bajar que quedarse muy bajo y luego subir. Como dice Xosé, hay que ser traductores «sinónimo de lucro».


Me gustaría agradecer a Trágora Formación y a Xosé Castro por toda la información que nos han dado.

A todos ustedes espero que esto les haya resultado tan útil como a mí. Ya saben, si tienen cualquier pregunta o comentario pueden dejarlos aquí debajo o escribirme a través de cualquiera de mis redes sociales. Y a compartir, que es bien

Keep calm and translate!




Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo por medio de mis redes sociales o dejar tu comentario debajo. 
Twitter 
LinkedIn
Facebook





 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrevista a Scheherezade Surià, traductora literaria y audiovisual

Entrevista a Álex Herrero, corrector, editor y redactor

Entrevista a Javier Pérez Alarcón, traductor audiovisual