Entrevista a Lucía Rodríguez, traductora audiovisual

En estos artículos, entrevistaré a los mejores traductores/intérpretes del mundo. Pues qué mejor para alguien nuevo en este mundillo, como yo, que aprender de los mejores. Muchísimas gracias a los que han dedicado un ratito de su tiempo para informarnos y entretenernos con sus historias y experiencias.


En esta, entrevisto a Lucía Rodríguez Corral, traductora audiovisual. Ha traducido varias películas de Disney como: Buscando a Nemo, Los increíbles, Zootrópolis (por la que obtuvo un premio ATRAE, en 2017), EnredadosFrozen, Moana (Vaiana), Ratatouille o Up, así como las películas de Cincuenta sombras de Grey, La duda, Criadas y señoras o Scary Movie, entre muchas otras. Tuve la suerte de conocerla en la CITA5, celebrada los pasados 19 y 20 de octubre de 2018, en la Universidad Pontificia de Comillas de Madrid (de esto escribiré un artículo próximamente). Allí, asistí al taller que impartió, de traducción creativa, que hizo que me interesara por la traducción de publicidad, debido a la creatividad que requiere. 

1. ¿Cómo empezaste en el mundo de la traducción?
Estudié Traducción e Interpretación en la Universidad Alfonso X el Sabio y, en cuanto terminé, me monté un despacho en casa para empezar a trabajar por mi cuenta. Al principio las cosas fueron más lentas y compaginé la traducción con otros trabajos, pero poco a poco fui especializándome y haciéndome con una cartera de clientes que me ha permitido vivir de mi profesión hasta hoy.

2. Habiendo traducido tantos tipos de películas, ¿tienes algún género que te guste más traducir?
Bueno, quizá las de animación, porque permiten dar más rienda suelta a la creatividad. Pero me gustan todas, en realidad. Para mí es un privilegio poder traducir películas que disfruta tanta gente después.

3. Traducir para Disney es el sueño de muchos, entre los que me incluyo, ¿cómo te llegó la primera traducción de Disney? ¿Es distinto del resto de traducciones que haces? ¿Cómo es el proceso de traducción que sigues?
A mucha gente le sorprende cuando lo cuento, pero el primer trabajo me llegó un poco por casualidad. Nunca he buscado trabajo en el sector audiovisual. En el año 2000, creo recordar, un estudio de doblaje de Madrid estaba buscando a alguien que tradujera urgentemente un videojuego sobre una película de Disney y, como era agosto y parece ser que no había nadie trabajando, acabaron llegando hasta a mí por medio de un colega que les dio mi contacto. Después de ayudar al estudio con ese proyecto, continuaron enviándome cosas cortitas, hasta que me propusieron traducir Blancanieves de Disney para la edición de DVD. A partir de ahí, fue la Disney (no el estudio) la que empezó a pedir que hiciera yo determinadas traducciones. Y nuestra relación profesional continúa a día de hoy, y esperemos que durante muchos años más. Digamos que supe aprovechar, con profesionalidad y trabajo, una oportunidad que me llegó sin yo buscarla. Traducir para Disney no es distinto que traducir para otras productoras/distribuidoras. El proceso, al menos para mí, es el mismo. Yo recibo el encargo y traduzco el guion teniendo siempre la imagen como referencia. En el plazo acordado, entrego la traducción al estudio, que a su vez se la hace llegar al ajustador. Después, los clientes suelen enviar versiones más terminadas de la película, por lo que es normal tener que meter a posteriori algún cambio sobre la primera versión entregada. Pero, básicamente, mi trabajo termina ahí, aunque procuro ponerme a disposición del ajustador/director de doblaje si me necesita para algo.

4. ¿Qué diferencias ves en la traducción del cine de animación? ¿hay algunos parámetros que haya que tener en cuenta?
La principal diferencia es que los personajes animados suelen tener formas de hablar particulares (con más acentos, muletillas, etc. que los personajes de acción real) y se utilizan más palabras inventadas, canciones, juegos de palabras... Traducir animación da un poco más de trabajo en ese sentido, porque hay que poner a trabajar la imaginación pero, por lo demás, es parecido a la acción real. Que los destinatarios sean niños me condiciona en cierta medida, porque soy consciente de que los niños ven las películas una y otra vez, y repiten las expresiones de los personajes. Para mí es una gran responsabilidad, así que procuro que los personajes hablen de la manera más natural posible para no influir negativamente en la manera de hablar de los pequeños. Pero no soy partidaria de simplificar el lenguaje para ellos, creo que lo que corresponde es reflejar el registro que se emplee en la película original, ni más ni menos.

5. Hice mi Trabajo de fin de grado sobre la traducción de las canciones de Moana/Vaiana, que sé que la hizo Jacobo Calderón, ¿suele haber algún contacto entre el traductor del guion y el traductor de las canciones? ¿pudieron ver la película antes de traducirla?
No suele haber contacto entre el traductor y el letrista o adaptador musical. Desconozco por completo las condiciones en las que trabajan ellos.


6. ¿Qué consejo nos darías a los que queremos dedicarnos a la traducción audiovisual? ¿Crees que es posible vivir de ello?
No sé si puedo daros muchos consejos, pero sí puedo contaros lo que hice yo cuando empecé, que fue no perder nunca de vista mi objetivo principal: vivir bien de mi profesión. Al tener eso claro, fui rechazando trabajos que no me interesaban (parece obvio pero, cuando se empieza, lo más difícil es aprender a decir que no) y seleccionando a los buenos clientes. Más que proponerme entrar en una especialidad concreta, yo me propuse vivir de mi trabajo. Y, con esa premisa, fui (o voy, más bien) manejando las oportunidades que me llegan. De momento, en el sector en el que mejor me desenvuelvo es el creativo (sobre todo, traducción audiovisual y de publicidad). Pero no me cierro a otras oportunidades que puedan llegarme. 
Que tengáis paciencia y constancia, que nada se consigue de un día para otro. Os recomendaría también que intentéis negociar condiciones profesionales justas (tarifas, plazos, etc.), porque no hacerlo os perjudica a vosotros y nos perjudica a los demás. Sé que es un tema delicado, que nadie está en posesión de la verdad y que traducir una película es una tentación (mucha gente lo haría incluso gratis), pero creo que no está de más, al menos, intentar negociar unas condiciones que no perjudiquen a nadie, incluidos vosotros. Y, sobre todo, que ofrezcáis a los clientes seriedad, profesionalidad y calidad. Recordad: cuando empecéis a trabajar seréis profesionales, no alumnos. Se esperará de vosotros un comportamiento profesional.

En cuanto a la segunda pregunta, te diría que, por supuesto, es posible vivir de la traducción audiovisual, hay montones de compañeros que viven de ella. Yo, sin embargo, siempre he optado por diversificar mis especialidades. Me resulta más práctico no poner todos los huevos en la misma cesta, sino ampliar mi abanico de opciones profesionales. Es el sistema que me funciona a mí, pero no es el único. El truco está en buscar lo que le haga sentir más cómodo a cada uno.

7. Al traducir películas basadas en libros, como Cincuenta sombras de Grey, ¿te los sueles leer antes?
Lo intento, pero a veces no da tiempo porque trabajamos con plazos muy ajustados. Sí suelo tener los libros como referencia, especialmente en el caso de Cincuenta sombras, en los que había instrucciones de reproducir las frases textualmente siempre que fuera posible. Otras veces la distribuidora no tiene permiso para utilizar la traducción de los libros, así que está bien tener el libro de referencia, pero no se pueden reproducir frases.

8. ¿Qué suele darte más problemas a la hora de traducir? ¿Recuerdas algo en concreto (humor, canción, terminología, etc.) que te diera problemas?
Normalmente, lo que da problemas no es el texto en sí, sino las condiciones en las que se trabaja. A veces la imagen se ve mal, el sonido es malo, los guiones son incompletos, los plazos son extremadamente cortos... Yo diría que esas cosas son las más complicadas. En cuanto a las traducciones, no sabría decirte, cada película tiene su complicación. Quizá la película más difícil que he traducido fuera In the loop, una película británica del 2009 en la que no había ni un minuto de silencio y que estaba repleta de chistes, juegos de palabras, palabrotas y referencias. La película está muy bien, pero sudé tinta para entregarla en plazo. Tenía el doble de palabras que cualquier película media. Y también suelen tener miga las películas para adolescentes tipo Scary Movie, en las que aparecen muchas referencias a la actualidad de los jóvenes estadounidenses que a veces es difícil trasladar al español.

9. ¿Tienes algún proyecto del que nos puedas hablar? ¿En qué estás trabajando ahora?
Que os pueda contar, estoy con la segunda temporada de la serie de Enredados para televisión. Y hay un par de proyectos por ahí pendientes de estreno de los que creo que no puedo hablar todavía, no vaya a meterme en un lío. :)

10. Finalmente, ¿podrías contarnos alguna anécdota curiosa/divertida?
Pues verás, es muy habitual que la gente me escriba para pedirme ayuda con proyectos de fin de grado o para hacerme preguntas sobre mi trabajo. Normalmente quienes me escriben son estudiantes de Traducción e Interpretación o compañeros de profesión. Pero una vez me escribió un señor que se dedicaba a la divulgación sobre los fractales y me preguntó por qué en la versión española de la canción Let it go de «Fozen» se había eliminado la referencia a los fractales (My soul is spiraling in frozen fractals all around se tradujo como Mi alma crece y hace espirales sin parar). Estaba decepcionado y quería una explicación. Aunque las letras de las canciones no las hago yo, le expliqué que para traducir canciones hay que tener en cuenta muchas cosas y que, seguramente, por cuestiones de rima o ajuste, fue imposible mantener esa referencia. Así como él divulgaba sobre fractales, yo aproveché para hacer un poco de divulgación sobre nuestro sector. Luego me contestó amablemente para agradecer mi explicación. Creo que es la consulta más peculiar que he recibido.

Muchísimas gracias, Lucía. Esta es una entrevista que me hacía muchísima ilusión, y tus respuestas me han ayudado mucho y me han parecido muy interesantes. Espero que volvamos a vernos en otro encuentro de traducción.


Keep calm and translate!

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo por medio de mis redes sociales o dejar tu comentario debajo. 
Twitter 
LinkedIn
Facebook

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lost in translation: doblajes

Interview with Thomas Christensen, literary translator

1 semana en Irlanda